CÓMO HACER HOME OFFICE Y NO MORIR EN EL INTENTO…

Bueno, si estas leyendo este post dejame decirte que tanto tú como yo hemos sufrido una transformación en nuestras vidas a causa de esta pandemia. Todas esas películas sobre catástrofes y series sobre tantos peligros que podrían paralizar al mundo hoy son una realidad. 

Sin embargo este tipo de fenómenos que ocurren una vez cada siglo no son algo casual en la historia de nuestra especie, en innumerables ocasiones la humanidad se ha visto amenazada por algo externo que ha sacado a relucir la principal característica que nos ha mantenido con vida tanto tiempo en este planeta, la adaptabilidad. 

Lo malo, a diferencia de las otras catástrofes es que nuestros ancestros no tenían un estilo de vida tan marcado en una rutina específica llena de movimiento y ajetreo con un alto nivel de estrés y exigencia. Así que adaptar nuestro estilo de vida a las condiciones que presenta una pandemia son todo un reto que espero poder ayudarte a superar. 

  1. Crea un ambiente de trabajo

Primero, cabe mencionar que nuestra mente y su rendimiento están íntimamente relacionados con el ambiente en el que se encuentran, en general un ambiente agradable y tranquilo contribuyen a que las ideas fluyan y por consecuencia podamos desarrollar nuestras tareas. Generalmente nuestra rutina crea un ambiente enfocado en el trabajo, cosas como escritorios, pantallas, reuniones, llamadas y documentos.

Dicho ambiente debe reducir en gran nivel los diferentes distractores que puedan desviar la atención y que generalmente son inevitables dentro del hogar. Creo que éste es un factor determinante en el éxito del trabajo en casa y en donde muchas veces tendremos muchas dificultades de lograr. 

  1. Sigue una rutina

En el trabajo cotidiano acostumbramos a realizar ciertas cosas que involuntariamente se vuelven parte de una rutina, este consejo va de la mano con el mencionado anteriormente y para que nuestra mente esté en disposición de trabajar necesita estar en ese ambiente que comúnmente la rodea. 

  1. Solicita la colaboración de los tuyos

Es inevitable que las personas que vivan contigo deseen tu atención, y para muchos es complicado alejarse sin verse mal, pero esto podría no contribuir con un buen rendimiento. Sin embargo, la comunicación debe ser importante y hacerles saber que en ciertas horas tu atención estará centrada en el trabajo hará que ellos sean conscientes y sepan que tu ocupación requiere que te concentres. 

  1. Ten metas fijas

Esto es conocido como sprints, y ayudará a determinar un avance medible en la realización de tus tareas, esto permitirá que tengas control del tiempo y tareas realizadas y sepas el estado de las mismas para ajustar un ritmo adecuado. Éstas metas deben ser alcanzables cada día y establecidas claramente para que sepas cómo identificar tus avances, recuerda, divide y vencerás. 

  1. Toma recreos

Se ha comprobado que el encierro prolongado eleva los niveles de estrés en las personas, imaginarás lo que pasa con las personas que deben trabajar y preocuparse por cumplir objetivos, por eso es necesario que periódicamente tomes tiempos para distraerte, hablar con los tuyos, usar técnicas para relajarte u otras maneras de aliviar la tensión. Un indicador que generalmente se manifiesta cuando el estrés y trabajo es demasiado continuo es el dolor de cabeza, y desencadenará diferentes reacciones que impedirán tu avance planeado.