¿En busca de la impresora perfecta?

Si estás en busca de una muy buena impresora para tu empresa, acá te dejamos 5 parámetros que debes tomar en cuenta al elegir la impresora perfecta.

La compra de una impresora profesional no es algo que debamos hacer a la ligera. De ella va a depender no sólo la capacidad productiva y la calidad de impresión, sino también los costes y la seguridad.

Antes de elegir es imprescindible conocer las necesidades de nuestra empresa y comprar una impresora profesional que sea capaz de cubrirlas sin problema. Para ello debemos hacer un estudio que nos permita conocer al detalle todos los puntos clave que debemos tener presentes.

Hoy te presentamos una serie de claves que pueden ayudar a construir una base más sólida sobre la cual tomar esa decisión.

1. Capacidad optima de impresión flexible

Es un punto básico pero fundamental, ya que de él depende el volumen de trabajo que una impresora puede sacar adelante cada mes de forma óptima. Elegir una impresora que tenga un ciclo de impresión mensual óptimo flexible (por ejemplo de 750 a 4.000 páginas) nos garantiza una larga vida útil y un óptimo aprovechamiento durante la misma.

En este sentido destacan especialmente las gamas PageWide y LaserJet de HP en sus gamas Pro y Enterprise, que ofrecen un volumen de impresión óptima flexible y se adaptan perfectamente a entornos de impresión muy variables.

2. Conexión inalámbrica e impresión móvil.

Además de las clásicas características de escáner, copia y fax una buena impresora profesional debe estar adaptada a las nuevas tendencias del mercado, y para ello es fundamental que cuente conectividad inalámbrica y soporte de impresión móvil.

Gracias a la conectividad WiFi es posible simplificar la instalación, configuración y gestión de una impresora. También es más sencillo modificar su posición ya que tiene una cantidad mínima de cableado.

3. Alta velocidad de impresión

La velocidad de impresión puede afectar al ritmo de trabajo de una empresa y en los casos de impresoras compartidas por varios empleados es crucial, ya que una impresora lenta puede generar esperas y reducir la productividad.

La velocidad de la impresión es importante ya que determina la rapidez con la que puede trabajar una impresora. Sin embargo hay que tener en cuenta que es un valor que debe ir ajustado a la capacidad óptima de impresión de cada impresora. En este punto el mejor referente de alta velocidad de impresión lo tenemos en las impresoras PageWide de HP, que pueden alcanzar máximos de 75 páginas por minuto.

4. Herramientas de seguridad y gestión.

Por una impresora profesional pasan datos e información sensible que podrían quedar expuestos si se produce un ataque, así que es necesario que esa impresora esté debidamente protegida. Ya que las crecientes amenazas de seguridad ya no se limitan a PCs y dispositivos móviles, sino que se extienden a los dispositivos de impresión, y por ello las funciones avanzadas de protección y seguridad juegan un papel fundamental en cualquier impresora profesional.

5. Calidad profesional, bajo coste por página y alta eficiencia.

Utilizar una impresora que no llega al nivel de calidad que necesitamos puede tener consecuencias muy negativas, así que debemos tener mucho cuidado en este sentido.

Lo mismo ocurre con el coste por página y la eficiencia. Ambos elementos tendrán un impacto directo en los gastos de impresión que deberá soportar nuestra empresa a diario, así que debemos apostar por soluciones de impresión que tengan un bajo consumo energético, soporten cartuchos de tinta o tóner de alta capacidad y que permitan imprimir a doble cara.

Con esto claro podemos decir por ejemplo que una impresora muy rápida y avanzada que represente un alto coste por página será una mala elección, ya que se mantendrá como una ineficiencia que nos hará perder dinero de forma periódica.